Criadero de Gatos Bengalíes Ramazan: tel / email / Núcleo Zoológico / E2500066 Miembros de Asociación Felina / ASFEC Cataluña (España)
Ubicación / Cataluña (España), al sur de la provincia de Tarragona.

Enfermedades del gato bengalí

La salud del gato bengalí es un tema de vital importancia y se sustenta sobre tres pilares principales; primero, el pilar de la genética, que su ascendencia goce de una buena salud libre de enfermedades genéticas o víricas; segundo, el pilar de los cuidados, que le proporcionemos un entorno limpio e higiénico, le ofrezcamos una alimentación óptima para su correcto crecimiento, y un ambiente hogareño y sin estrés; tercero, el pilar de la prevención y el conocimiento, conocer las particularidades de la raza nos guiarán a tomar las decisiones correctas en cuanto al tipo de vacuna que más le conviene, orientados por las recomendaciones del veterinario o criadores de alto prestigio conocedores de la materia, y también de cómo proceder en caso de problemas de salud típicos, como por ejemplo, los problemas intestinales en la fase de crecimiento que pueden o no aparecer.

El conocimiento es la clave del éxito y apartará cualquier temor que podamos tener cuando de repente la salud de nuestro bengalí se vea alterada. Por este motivo desde nuestro centro de cría, ofrecemos un servicio post-venta impecable en cuanto a recomendar los pasos a seguir en casi cualquier problema de salud del gato bengalí, ya que es nuestro objetivo principal durante todos estos años criando y cuidando nuestros bengalíes, y es precisamente esta experiencia de más de 20 años que nos avala.

EL PILAR DE LA GENÉTICA

¿Cómo podemos aseugrarnos de que la ascendencia de nuestro bengalí es saludable? Las enfermedades genéticas principales que se pueden testar en estos momentos, que pueden afectar al gato bengalí, son el PRAb (atrofia progresiva de la retina), el PKDef (pérdida de glóbulos rojos en la sangre), el PKD (quistes en el riñón) y el HCM (engrosamiento de las paredes del corazón). Debemos concretar que existen dos tests para la pérdida de visión, el PRA y el PRAb, hay un test general para todas las razas en el que el bengalí dará negativo por norma general, y luego el PRAb que es exclusivo para el bengalí, y aquí se comprueba con exactitud si es negativo, portador o positivo. El test del PRAb y el PKDef no se pueden realizar en España en estos momentos, tan solo desde el Reino Unido y EEUU.

Los informes deben de tener la referencia del laboratorio en el que ha sido testado, si no son muy conocidos debemos investigar para asegurarnos que son laboratorios certificados para desarrollar dichos tests. Siempre es mejor seleccionar laboratorios de prestigio.

Como son enfermedades genéticas, el bengalí puede ser negativo, portador (no desarollará la enfermedad, pero es portador de ella y la puede pasar a las siguientes generaciones) o positivo (desarrollará la enfermedad). Los ejemplares reproductores deben ser preferiblemente negativos para estas enfermedades. Hay algunos reproductores que aun siendo portadores de alguna afección se conservan porque tienen unas características físicas excelentes. Dichos reproductores portadores se deben cruzar sólo con la pareja que sea negativa para esa enfermedad genética, con el fin de que los cachorros salgan negativos o tan solo portadores. Si alguna mascota es portadora, no significa ningún problema porque al destinarse a una vida de mascota (castrados), se cierra el grifo en cuanto a perpetuar el problema genético, y estos cachorros, aunque algunos sean portadores, vivirán una vida completamente libre de dicha afección.


EL PILAR DE LOS CUIDADOS

¿Cómo podemos asegurarnos de que provienen de un entorno saludable? La respuesta más obvia es visitar el centro de cría para poder ver de primera mano como viven los gatos bengalíes. En la visita estaremos al tanto de como están los areneros, bebederos, limpieza de las mantas, los suelos, los espacios de los gatitos, si está limpio, etc. Lamentablemente, en muchos casos esto no es posible por encontrarnos lejos del criadero seleccionado. Por tanto, podemos dar los siguientes pasos:

- Tener una conversación telefónica y preguntar cómo viven y qué tipo de alimentación reciben. De la manera como recibimos esta respuesta podremos tener una idea aproximada.
- Pedir fotos o vídeos de los gatitos con la madre, o del espacio donde se encuentren.
- Pedir una opinión a un amigo/a que haya visitado el criadero y ya tenga un bengalí del centro de cría en cuestión.
- Pedir de ver el pedigrí de los padres. En estos pedigrís aparece el afijo y el nombre del propietario. Con lo cual nos aseguramos que quien nos vende el bengalí es el propietario del bengalí. También debemos pedir una copia de el contrato de compra, en el que aparecerán los datos del vendedor real, y éste debe ser el del criadero. Con esto evitamos estafas.
- Llamar al club felino para pedir referencias, si es un criadero conocido, los clubs felinos conocerán su reputación.

Es importante conocer el criadero del cual proviene el bengalí, porque si surje cualquier problema, podemos contactar para obtener historiales de salud de los padres, y que el veterinario pueda tener un contacto directo con el criador, para obtener información de primera mano sobre el origen del bengalí y su condición de salud en el criadero.

¿Cómo saber si un criadero es fiable o no?

- ¿A qué asociación pertenecen?
- ¿Cuáles son las condiciones de venta?
- ¿Los padres reproductores son ambos propiedad del criador, o ha sido una monta de cruce de ejemplares de distintos criadores? Si son ambos propiedad del criador y viven en el criadero eso nos dará más confianza. Si uno de los reproductores es de otro criadero, se debe pedir los tests pertinentes de cada reproductor para asegurarnos que la descendencia está sana, y no es positivo para ninguna de las enfermedades mencionadas anteriormente. Repetimos, que si uno de los padres es "portador" de alguna, no entraña ningún riesgo para la salud, será un bengalí sano.
- ¿El pedigrí se entrega sin coste? Si el bengalí es para mascota, se entregará con la condición de castrar o esterilizar siguiendo la legislación española que así lo establece. Una vez castrado se entregará el pedigrí, y éste debe ser entregado habitualmente sin incurrir en ningún coste adicional, el trámite para la solicitud del pedigrí es de un precio mínimo, que los criadores lo suelen asumir.
- ¿Tiene núcleo zoológico? Para realizar la actividad de cría y venta de animales en España, por ley se debe tramitar y obtener el núcleo zoológico para la cría y venta de animales en todas las provincias de España.
- ¿Cuánta experiencia tiene criando bengalíes?
- ¿Ofrecen servicio post-venta para consultas?

Otro tema importante sería el de las enfermedades víricas en el centro de cría. Se trata de enfermedades de contagio que suele afectar principalmente la salud intestinal, pulmonar, etc. Si los reproductores están afectados, generalmente esto se verá reflejado en los cachorros de la camada también, en las fotos o vídeos que veamos de ellos, podremos notar si el aspecto es saludable o no. Si están enfermitos los cachorros bengalíes no tendrán buen aspecto y se verán escuálidos. Pelo sin brillo, de punta, el gatito enroscado, sin moverse, sin apetito, etc. Si los recibimos así por servicio de mensajería, los veremos con un aspecto enfermizo y requerirán asistencia inmediata.

Por esto es buena idea ir solicitando alguna foto o vídeo conforme se vaya acercando la fecha de entrega. Si se ve que va progresando, va cogiendo peso, va jugando, son buenas señales y no tendremos que preocuparnos de nada. Una buena regla, es que en el momento de poner la primera vacuna, el bengalí de nueve semanas debe pesar entre un kilo y un kilo cuatrocientos gramos. Si cuando lo recibes, pesa menos de un kilo, es una mala señal. No se debe coger un cachorro bengalí si, después de la primera vacuna, pesa menos de un kilo de peso. Por esto es importante preguntar cuanto pesa.

Una vez en el nuevo hogar, ¿qué es lo más importante para el bengalí para ofrecerle el mejor cuidado?

1. Es imperativo durante la primera etapa proporcionarle la misma dieta que recibe en el centro de cría, siempre que en éste le den una buena alimentación de calidad. El cambio de hogar siempre supone un estrés para el bengalí, como para también tener que acostumbrarlo a otra alimentación. De igual modo, es importante utilizar el mismo tipo de bandeja y tierra. Con el paso del tiempo se puede variar el tipo de arenero, pero al principio si están acostumbrados a uno abierto, pues ponérselo abierto. Y la misma prioridad el tipo de tierra debe ser el mismo.

2. Preservar un ambiente de paz en el hogar sin muchos cambios repentinos y evitar voces fuertes. Cada bengalí procesa los cambios de forma diferente, a unos no les pasa nada, y otros un estrés constante en el hogar provocado por voces fuertes, discusiones excesivas, portazos, etc... puede desencadenar en ellos alguna alteración de la salud.

3. Higiene de su arenero y su espacio habitual de juego.

4. Mucho amor, cariño, dedicación de tiempo, etc.



EL PILAR DE LA PREVENCIÓN Y EL CONOCIMIENTO


Durante el proceso de la obtención de un gato bengalí es importante informarse muy bien de fuentes fiables, no de cualquier página genérica que toca un poco la raza del gato bengalí. Ya se sabe que en internet hay tanta información como desinformación, la clave está en dar con los lugares correctos de los cuales informarse correctamente. Una buena idea es leer libros acerca del gato bengalí, destacamos en este momento, el libro que hemos escrito exclusivamente sobre la raza bengalí (comprar libro) con toda la información sobre la raza, historia, características, clases, evolución, cuidados, fotos, enfermedades, y el conocimiento adquirido de nuestros más de 20 años de experiencia en el campo de la raza de gatos bengalíes.

Otro paso necesario es encontrar un buen veterinario, y para ello, es positivo que esté abierto a tener una comunicación fluida con el centro de cría seleccionado, que conoce tanto al bengalí en cuestión y los tratamientos apropiados que han funcionado en el pasado con otros gatos bengalíes en situaciones similares. Si el veterinario trata habitualmente con otros bengalíes, entonces es muy probable que sea conocedor de la raza y los tratamientos adecuados para ellos.

Entre la etapa de cachorro y adulta, el cuerpo del gato bengalí se encuentra en un proceso de cambio, y en alguna ocasión, puede pasar por unos días de problemas gastro-intestinales. Puede estar ocasionado por un virus que esté en el aire, como ocurre con las personas. Entonces, si observamos a nuestro bengalí que está sano, comiendo, jugando, y de un día para otro empieza con vómitos como saliva, heces mucho más blandas y falta de apetito, lo más probable que se encuentre en este corto tramo de alteración intestinal. Para esta situación se debe seguir un tratamiento directo, del cual somos conocedores, y no es necesario perder el tiempo en análisis de sangre, de esto o aquello. En todo caso, el análisis más normal para esta afección es la de las heces. Pero, cada día que pasa, las bacterias intestinales se reproducen muy rápido, y por esto la importancia de actuar con celeridad con el tratamiento correcto.

Con frecuencia, impulsados por el miedo y la falta de concimiento, se crea un estado de alarma mayor de lo que el problema es, y muy a menudo nos vemos presionados a empezar a testar al gato para todo tipo de enfermedades. Si pensamos en nuestro propio cuerpo, cuando tenemos un dolor de cabeza aislado, es exagerado pensar que podríamos tener un tumor; del mismo modo, pensar que el bengalí tiene una gran enfermedad porque pasa por una alteración intestinal, también es desproporcionado. Lo más acertado es tratar el problema para erradicar las bacterias y reestablecer la flora intestinal. Con el tratamiento adecuado, el problema se debe resolver en menos de una semana. Si no mejora en una semana y va a peor, entonces es cuando es importante proceder con los análisis pertinentes.

Estamos muy agradecidos a nuestro veterinario de la clínica Nexo en Tortosa, que hace un excelente trabajo, es profundamente experimentado y con un gran conocimiento para guiarnos y administrar los tratamientos correctos. Y éstos son los que solemos recomendar para nuestros bengalíes.



Estos contenidos han sido redactados por nosotros por lo que son un contenido único y original, producto de nuestros conocimientos y experiencia desde 1995. Este contenido no debe ser reproducido en ningún medio sin previo consentimiento verbal firmado por escrito.